Cambio de Rumbo

Resumen 2022: Año de aprendizaje, errores, muchas perdidas y cambio de estrategia de inversión

Pensaba realizar este artículo de cara a finalizar el año, o a la entrada del próximo año con un resumen anual de lo sucedido durante este 2022. Pero finalmente he decidido adelantarme a primeros de diciembre para tomar acción y cambiar de rumbo en lo que a mis inversiones se refiere.

Básicamente el año 2022 ha sido un buen año en el aspecto profesional. El trabajo no ha ido mal, por lo que no me puedo quejar. Aunque me he vuelto experto en apagar fuegos y solucionar los innumerables problemas que surgen en el día a día del mundo empresarial.

También me he iniciado en el mundo inmobiliario de forma activa, realizando mis 2 primeras adquisiciones de inmuebles, para ponerlos en rentabilidad (alquiler por habitaciones) y de camino una tercera adquisición que espero escriturar antes de finalizar el año.

En cuanto a mis inversiones los resultados han correctos excepto las inversiones en bolsa que han «sangrado» mi cartera de inversión y han supuesto abultadas perdidas por el peso en mi cartera de inversión.

Por lo que paso a desglosar y comentar cada tipo de inversión.

Fondos indexados

En general, mis resultados con fondos indexados durante el 2022 han sido con rentabilidades negativas o laterales durante este año, teniendo como principales gestores de fondos indexados, Indexa capital y MyInvestor con carteras autogestionadas o indexándome al S&P 500.

Tal como han estado los mercados bursátiles este año, junto con la inflación, la guerra de Rusia-Ucrania y otros aspectos Macro, el desempeño de mis fondos indexados durante este año es algo que no me preocupa en absoluto, ya que he seguido realizando aportaciones y lo seguiré haciendo (aunque quizás con menor peso en mi cartera para centrarme en gestión más activo). El objetivo es seguir «llenando la hucha» y sobre todo teniendo con un horizonte temporal a largo plazo.

Crowdlending

A través de estas inversiones he tenido los resultados positivos esperados, sin apenas sorpresas más haya de algunos retrasos o con posibles pequeñas perdidas de prestamos a empresas rusas a través de Mintos. Con Robocash los resultados han sido buenos y sin ningún imprevisto.

Dashboard de RoboCash
Una de mis cuentas en Robocash a fecha 7 de Diciembre de 2022 (Los fondos los he añadido poco a poco no de golpe)

Crowdfunding

He seguido participando en distintas campañas crowdfunding e invirtiendo a través de Distrito social, Dozen y Capital Cell principalmente.

En este tipo de inversiones es difícil realizar un seguimiento preciso de valoración, por las constantes ampliaciones de capital, diluciones y revalorizaciones, pero he decir que no he tenido ni Exits ni quiebras, por lo que podría decirse que ha sido un año correcto para estas «inversiones de alto riesgo» a largo plazo.

Portfolio Capitall Cell
Captura de mi cuenta de Capital Cell a fecha 7 de Diciembre de 2022

Crowdfunding inmobiliario

A través de Urbanitae he recibido alguna plusvalía de proyectos pasados, además he seguido participando en nuevos proyectos inmobiliarios, aunque he de decir que últimamente menos, ya que es algo difícil participar en los nuevos proyectos que sacan por la rapidez en la que se llenan y en parte también por el previsible escenario Macro negativo del próximo año.

Cuenta de Urbanitae
Una de mis cuentas en Urbanitae a 7 de Diciembre de 2022

Criptomonedas

Con estos activos no he realizado ni compras ni ventas reseñables, pero si he estado realizando staking a través de Binance, Crypto.com y Nexo, obteniendo buenos resultados sobre todo en Nexo con el staking de moneda Fiat en euros.

Cuenta de Nexo en Diciembre de 2022
Una de mis cuentas en Nexo a 7 de Diciembre de 2022 (No se reflejan todos los intereses al estar casi todos mis activos en staking a plazo fijo)

Liquidez

Durante este año he aumentado ligeramente mi liquidez, con el objetivo de aprovechar las diversas oportunidades que han ido apareciendo durante este último trimestre del año y las próximas oportunidades que creo que llegarán a lo largo del 2023.

Fondos de inversión

Al igual que con los fondos indexados las rentabilidades de mis fondos de inversión son o ligeramente negativas o casi laterales. Comentar que durante el año he estado realizando rotación de fondos, traspasando y eliminando estos de mi cartera:

  • True Value FI – ES0180792006
  • MFS Meridian Funds – Global Concentrated Fund A1 EUR LU0219418919
  • Seilern World Growth EUR H R – IE0031724234
  • Vanguard US Equity Index Fund EUR Hedged IE00B1G3DH73
  • Vanguard ESG Developed World All Cap Equity Index Fund GBP Dist – IE00B76VTM04

Además, he seguido aportando al resto de fondos reseñados en mi cartera de inversión y tengo previsto hacerlo durante el 2023.

Inversiones en Bolsa

Como comentaba en la introducción de este artículo, al ser este tipo de activos los que mayor peso tienen en mi cartera de inversión, he de confesar que me mis inversiones directas en bola me han supuesto unas pérdidas muy abultadas (mayores a 6 cifras..) durante el 2022, además perdidas realizadas, puesto que hace unos meses tomé la decisión de cerrar la mayor parte de mis posiciones abiertas asumiendo mis errores de inversión y volver a comenzar de nuevo con una nueva mentalidad, estrategia, gestión y motivación.

Realizando un autoanálisis, he cometido dos errores importantes, que en mi opinión han ocasionado estas grandes pérdidas:

1º Error: Apalancamiento excesivo

Debido a la euforia de la recuperación en V de la etapa del COVID-19 durante 2020, me uní a la fiesta del «dinero gratis» que daban la mayoría de brókers, llegándome a apalancar más de un 150% sobre mi capital, durante el 2020, 2021 y principios del 2022.

Como todo el mundo debería saber, las fiestas tarde o temprano se acaban, y cuando fui consciente de ello, ya era demasiado tarde para mí. Ya que había comprado demasiadas acciones que me gustaban a mi cartera usando ese «dinero gratis». Por lo que he tenido bastantes margin call (liquidación de la posición por el bróker) durante este año.

Esta desagradable experiencia, me ha hecho replantearme mi postura sobre el apalancamiento, y mi idea es que a partir de ahora si me apalanco será máximo a un 30% y siempre en situaciones excepcionales.

2º Error: Falta de estrategia bien definida y no tener los conocimientos necesarios

Mis comienzos en bolsa se remontan al 2020, ya que durante el COVID-19, bloqueos y cuarentenas me interese mucho por este tipo de inversiones (como a gran cantidad de gente durante estos tiempos de pandemia con generalmente algo más de tiempo libre).

Por lo que básicamente era un neófito o aprendiz del mundo bursátil en unos tiempos en los que después del gran bajón o la debacle de marzo de 2020 toda la bolsa empezó a subir como la espuma o TO THE MOOON como muchos decían.

Esos «buenos tiempos» (y pésimos para aprender o iniciarse), en los que invertía en demasiadas acciones y casi todas ellas me hacían estar en positivo casi desde el primer día y generar rentabilidades increíbles en pocas semanas hicieron que me creyera el «rey del mambo«, y generaron en mi un exceso de confianza que me llevó a invertir en gran cantidad de valores sin entender o saber a qué se dedicaban realmente las empresas, simplemente revisando de forma rápida sus cifras financieras y datos fundamentales.

Esa falta de conocimientos, de experiencia y de estrategia no definida, hizo que junto con mi excesivo apalancamiento obtuviera los resultados más obvios posibles: unas abundantes pérdidas durante mi corta vida bursátil.

Es gracias a esta traumática pero formativa experiencia, la que me ha hecho replantearme y cambiar toda mi estrategia de inversión en bolsa, por lo que he decidido volver a los mercados de una forma más preparada, con un mayor estudio y estrategia bien definida desde el principio.

Remarco algunos aspectos destacables sobre mi nueva operativa en bolsa.

Nueva estrategia de inversión en bolsa

  • Concentrar gran peso de la cartera en pocos valores. No busco diversificar en exceso, para eso ya me indexo al S&P500.
  • Tesis de inversión basada en datos fundamentales. No en análisis técnico.
  • Las acciones de la cartera siempre serán empresas que comprenda plenamente. Evitando compañías complejas como farmacéuticas, biotecnología o cualquier sector difícil de comprensión o que requieran del análisis de un experto.
  • Evitando sectores o empresas cíclicas, compañías energéticas, materiales, commodities…
  • Empresas con poca o nula deuda y preferiblemente caja.
  • Con directivos alineados que tengan gran parte de su capital en acciones de la empresa.
  • Empresas que se preocupen y recompensen en cierta manera a los accionistas ya sea recomprando acciones (preferiblemente) o emisión de dividendos.
  • Buenas expectativas de crecimiento, y no empresas en declive o maduras que ya no puedan crecer más.
  • Con directivos que hagan una buena gestión de su capital, no malgastando el dinero (deuda para dividendos, adquisiciones incoherentes, aumentando gastos que no aportan..) o dando incentivos excesivos o stock options exagerados a sus trabajadores.
  • Empresas con un buen flujo de caja libre positivo (Free Cash Flow) de forma constante y en aumento.
  • Empresas rentables y con beneficios. Evitando empresas de alto crecimiento a base de quemar capital.
  • Invirtiendo en valores que considere infravalorados y que tengan margen de seguridad.
  • Empresas con claras ventajas competitivas o MOAT.
  • Mantenimiento en cartera empresas que compraría al valor actual.
  • Con el objetivo de invertir en empresas de las que me gustaría ser propietario siempre.

Básicamente quiero centrar mi nueva estrategia de inversión en una gestión sencilla que se base en los pilares anteriormente mencionado. Aunque eso no quita que experimente y especule con otras acciones como Small Caps, empresas Growth y opciones y spreads con los que me siento muy cómodo operando.

Conclusión

Se podría decir que he tenido un año «movidito» y con muchas pérdidas financieras, pero sobre todo me quedo con que ha sido un año muy didáctico del que espero aprender y practicar muchas lecciones aprendidas para el nuevo rumbo que me espera.